LINFEDEMA

 

SÍNTOMAS Y SIGNOS

La detección a tiempo del linfedema aumenta la probabilidad de que el tratamiento sea eficaz. Sin embargo, detectarlo a tiempo puede ser desafiante, debido a que con frecuencia los primeros síntomas son imperceptibles. Un cambio mayor a 2 cm en la circunferencia del brazo puede indicar la aparición de linfedema, pero quizás no notes este cambio.

Existen varios síntomas y señales que se asocian al linfedema. Entre las más comunes están:

  • Aumento de volumen lento, progresivo y asimétrico de una extremidad o la zona del cuerpo que se encuentra afectada.

  • Sensación de pesadez, tirantez u otras sensaciones incómodas y nuevas en la zona.

  • Menor capacidad de movimiento o flexibilidad en las articulaciones cercanas como las manos, muñecas o tobillos.

  • Notar dificultad en la colocación de la manga de una camiseta o la pierna del pantalón en la zona afectada.

  • Sensación de que collares, anillos, relojes, pulseras o zapatos le aprietan en una sola extremidad.

Cuando hay cambios en la piel: enrojecimiento, dolor al tacto o zonas más duras, asociados a síntomas como fiebre, fatiga o la sensación de malestar general, sin presentar un cuadro de gripe, pueden ser un indicio de infección. Para obtener más información, consulta la página linfedema e infección.

 

En general, el linfedema aparece en forma gradual. Sin embargo, algunas personas sufren una inflamación repentina. Si alguna vez tienes aumento de volumen repentino (es decir, si la mano, el brazo u otra parte del cuerpo se “infla”a un tamaño más grande en uno o dos días), consulta al médico de inmediato.

 

Nunca es aconsejable esperar para ver si los síntomas empeoran. Cuanto más tiempo pase, mayor será la probabilidad de que se acumule linfa en el tejido y éste se vaya fibrosando, lo que hace que  revertirlo sea más difícil y lento. A mayor tiempo sin tratamiento mayor es el daño en la zona comprometida y va afectando la inmunidad de los tejidos, lo que favorece que las infecciones se repitan y sean cada vez más graves. Obtener ayuda ante el primer indicio de problemas demanda menos tiempo y energía que tratar este daño.

 

Hay que entender que un poquito de inflamación nunca es muy poquito. Así que frente a cualquiera de los síntomas de linfedema mencionados contacta a un médico, enfermera, fisioterapeuta o experto en linfedema.


Es muy importante que visites a un profesional con experiencia en linfedema, para que pueda reconocer o descartar síntomas de complicación aunque sean leves. Para eso te invitamos a revisar nuestra área de centros médicos donde podrás encontrar especialistas confiables en el área de linfedema.

DIRECCIÓN

 

Av. Salvador, #651.

Providencia,

Santiago - Chile

CONTACTO

 

contacto@casasalvadorchile.com

Tel: +562-2839 0596
      +569-9240 3186

 

HORARIO

 

Lunes a Viernes

9:00 AM - 6:30 PM

  • Facebook
  • Instagram