LINFEDEMA

 

1. MANGAS

Las mangas y las prendas de compresión están diseñadas para hacer lo que el nombre sugiere: aplicar presión al brazo, la mano, la pierna o el torso, para que la linfa siga circulando en la dirección correcta. (Recuerda que algunos vasos linfáticos se encuentran justo debajo de la superficie de la piel).

 

Si tienes linfedema leve (estadio 0 o I), es posible que el tratamiento inicial conste de una manga o prenda de compresión. Para el linfedema en estadio II y III, primero se recomienda un tratamiento de  Terapia Descongestiva Compleja (TDC) para aliviar la inflamación (o “descongestionar” la extremidad). Después de eso, usarías una manga o prenda de compresión para mantener los resultados. El especialista  te ayudará a determinar la frecuencia con la que debes usarla (todo el día, parte del día, sólo para actividades “más riesgosas”) y durante cuánto tiempo. Además, es posible que debas usar un tipo de compresión diferente por la noche, para que haga más efecto.

Otros consejos importantes

Obtén las mangas y prendas de compresión de parte del especialista  o de una empresa de equipos médicos duraderos que el terapeuta te recomiende y con la que trabaje regularmente. “Equipo médico duradero” simplemente significa equipos o suministros médicos que sean de buena calidad y mantengan la compresión por el tiempo establecido en el envase.

 

Haz que una persona con experiencia ajuste la manga o la prenda de forma adecuada. Una manga mal ajustada puede empeorar el linfedema al aplicar demasiada presión, o muy poca, en ciertas zonas de la extremidad, lo que puede agravar la acumulación de líquido. En algunos casos, es posible que el ajuste lo haga el terapeuta. En otros, lo hará el encargado de los ajustes de la empresa de suministros médicos. Esta persona te tomará las medidas del brazo, la mano, el tórax u otra zona para seleccionar la manga u otra prenda adecuada, o para pedir una prenda personalizada. Simplemente asegúrate de preguntarle al terapeuta o a la persona que haga el ajuste con cuántas personas trabajó anteriormente.

 

Recuerda que si el médico te recomienda una prenda para compresión, en Casa Salvador vendemos todos los productos que necesitas. Y toda la atención es entregada por expertos técnicos preparados para ayudarte en el uso de los productos que necesitarás en las distintas etapas del tratamiento. Considera comprar dos mangas o prendas, para que puedas alternar mientras lavas una. En general, es necesario reemplazarlas cada 3 a 6 meses, ya que con el tiempo pierden la elasticidad.

Si vas a comprar una manga de compresión, pregúntale al especialista si también debes usar un guante o una manopla. Esto es particularmente importante si alguna vez tuviste un síntoma en la mano, por ejemplo, pesadez, hormigueo o inflamación, sin importar la levedad ni la corta duración del síntoma. También existe la preocupación de que usar solo una manga en el brazo pueda desencadenar linfedema en la mano. A veces, se recomienda un guante o una manopla como precaución, hasta que veas la forma en que el cuerpo se adapta a la manga. Si nunca tuviste síntomas en la mano, el especialista  puede pedirte que prestes atención a cualquier cambio en la sensación o el aspecto de la mano.

 

No hay reglas absolutas respecto a este tema, pero realmente queremos evitar el linfedema en la mano. Es difícil de tratar y mucho más debilitante en cuanto a la funcionalidad, ya sea que uses la mano en forma ocasional o intensiva para escribir, tocar un instrumento u otras actividades. Por lo tanto, puede ser aconsejable usar una prenda en la mano si estás en una ‘situación provocativa’ en la que tienes que usar mucho la mano. Pero necesitarás asesoramiento personal sobre este tema.

 

Evita aplicarte humectantes en el brazo y la mano antes de ponerte la manga. Con el tiempo, los ingredientes pueden degradar las fibras elásticas de la manga.

 

Ten en cuenta que en Chile sólo existe cobertura para las mangas y otras prendas de compresión en el caso de que el linfedema aparezca como consecuencia de un tratamiento de cáncer de mamas. El cáncer de mamas es parte de las canastas de las Garantías Explícitas en Salud (GES) del AUGE, por lo que su cobertura está garantizada en fonasa e isapres.

Si es que tu linfedema no está relacionado con cáncer de mamas lo más probable es que tú debas costear el tratamiento y los productos que te indique el terapeuta.
 

En Casa Salvador sabemos lo importante que es que el linfedema tenga cobertura en todos los casos, por eso queremos trabajar junto a pacientes, instituciones, profesionales de la salud y empresas para que se integre de manera independiente el tratamiento a la cobertura GES. Nos puedes apoyar rellenando el censo de pacientes para levantar información sobre el linfedema en Chile. 


 

En el área de productos puedes conocer más sobre las mangas de compresión disponibles en la casa. Ahí podrás encontrar una descripción de los productos e instrucciones de instalación de cada uno. 

 

2. VENDAS

El uso de vendajes es un pilar fundamental del tratamiento para el linfedema en estadio II y III (linfedema moderado a grave). El uso de vendajes implica cubrir la extremidad con varias capas para crear una escayola blanda. Este es un componente principal del tratamiento más amplio denominado terapia descongestiva compleja o TDC.

Consideraciones

Al principio, la aplicación de los vendajes multicapa debe hacerla el especialista, y él será quien lo retire en la sesión siguiente. El paciente NO debe retirarla, ni menos re-instalarla, ya que puede ser más dañino que terapéutico. Algunos terapeutas proporcionan un DVD educativo o instrucciones por escrito que sirven como guía.

El proceso empieza con un forro interno hecho de una tela o gasa parecida a una media, también conocida como “venda de tejido inelástico”. El forro se coloca en la zona a tratar después de humectar la piel con una loción suave. Trata de evitar las lociones con sustancias que puedan irritar la piel, como los perfumes o las tinturas. Por ejemplo, si la loción es rosada y con perfume de flores, no deberías ocuparla.

 

En la mayoría de los casos, se coloca un relleno hecho de poliéster, algodón o espuma sobre la venda de tejido inelástico, seguido de varias capas superpuestas de vendajes de elasticidad reducida. Los vendajes de elasticidad reducida se parecen a los vendajes que se consiguen en la farmacia, pero son mucho menos elásticos. En general, hay más capas en la parte inferior de la extremidad y menos en la parte superior, para crear una presión gradual que contribuya a la circulación de líquido. Los vendajes deben estar ajustados, pero no apretados.

 

Te recomendamos no probar ninguna de las opciones anteriores por cuenta propia. Si intentas crear tu propio plan y aplicar las vendas en la zona afectada tú mismo, sin supervisión inicial, puede empeorar el linfedema. Siempre trabaja con un especialista en linfedema bien calificado.

 

El uso de vendajes es una terapia reductora, es decir, que reduce el tamaño de la extremidad. Cuando se colocan vendajes, las capas de escayola blanda “sujetan” los músculos cada vez que usas la extremidad. Esto se denomina “presión de trabajo”. Cuando haces los ejercicios indicados con los vendajes puestos o cuando simplemente usas la extremidad para las actividades normales, esta presión de trabajo crea una acción de bombeo interno que saca el líquido de los tejidos y lo envía a los vasos sanos del sistema linfático. La escayola de vendajes evita que el líquido vuelva a circular hacia la extremidad y también ablanda el tejido debajo de la piel. Por este motivo, los vendajes son un tratamiento importante para el linfedema que causa inflamación moderada a grave o cambios en el tejido blando.

COMPARACIÓN VENDAS/MANGAS 

Los vendajes funcionan de manera distinta de las mangas de compresión, que contribuyen a que la linfa circule en la dirección correcta, pero no descongestionan la extremidad (no eliminan el líquido de ésta). Las mangas aplican lo que se conoce como “presión en reposo”, lo que significa que la presión es mayor cuando el brazo está en reposo. Cuando mueves el brazo, la tela elástica también se mueve, lo que reduce la cantidad de presión. Puede ser que con una manga de compresión alcance para el linfedema leve, pero para los casos más avanzados se requiere el uso de vendajes antes de poder usar una manga. Los vendajes reducen el volumen de la extremidad.

 

Si bien los planes de tratamiento para el linfedema varían, en general los vendajes se colocan todos los días durante unas pocas o varias semanas como parte de la TDC. Con la TDC, los vendajes se usan día y noche y se quitan sólo para el inicio de una nueva sesión de tratamiento con el especialista. Una vez que termine la TDC, puedes cambiar a una manga de compresión o quizás debas seguir usando vendajes con frecuencia o cada tanto. El especialista puede ayudarte a determinar qué es lo mejor según la forma en que responda el linfedema al tratamiento.
 

La colocación diaria de vendajes exige mucho tiempo y energía. Puede ser una verdadera molestia. No es divertido estar con una escayola blanda en el brazo todo el día, todos los días. Pero cuando se hace correctamente, los vendajes son bien tolerados, permiten realizar actividades diarias y pueden reducir el tamaño de la extremidad (o de otra zona afectada) con mucha eficacia. Si tienes problemas para continuar con el régimen de uso de vendajes, habla con el especialista. Quizá tenga sugerencias.

DIRECCIÓN

 

Av. Salvador, #651.

Providencia,

Santiago - Chile

CONTACTO

 

contacto@casasalvadorchile.com

Tel: +562-2839 0596
      +569-9240 3186

 

HORARIO

 

Lunes a Viernes

9:00 AM - 6:30 PM

  • Facebook
  • Instagram