¿QUÉ ES EL LIPEDEMA?

Es una enfermedad del tejido subcutáneo, en el que se afecta al tejido adiposo. La persona con lipedema presenta un depósito anormal de células grasas. Estas células aumentan tanto en su forma como en la cantidad. Esto lleva a un volumen desproporcionado en ambas partes del cuerpo, siendo más frecuente en las piernas. La deposición de grasa no ocurre en manos, pies o tronco.

 

LIPEDEMA

Conoce todo acerca del Lipedema  temas:

¿POR QUÉ APARECE EL LIPEDEMA?

A la fecha aún no hay consenso de por qué se produce el lipedema. Está claro es que la obesidad, la inactividad física, insuficiencia venosa y linfática son factores agravantes. Estos factores pueden empeorar la condición, pero no la producen. Afecta principalmente a mujeres y suele comenzar en la pubertad. Algunos reportes indican como inicio del lipedema después del embarazo o incluso de la menopausia.

 
¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL LIPEDEMA?

El diagnóstico es principalmente clínico, basado en la historia y examen físico. Relato de dolor en las piernas, moretones sin causa, alteración de las proporciones corporales, entre otros, darán cuenta de que la persona puede presentar lipedema.  En algunos casos son necesarios exámenes para diferenciar esta condición con otras, como insuficiencias venosas, linfedema u obesidad.

 
¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DEL LIPEDEMA?

Los primeros cambios en las venas de las piernas ya han comenzado normalmente mucho antes de que usted descubra las varices u otros signos visibles. El cansancio o los pinchazos en las piernas, los tobillos hinchados por la noche, la sensación de agujas y alfileres o el dolor en las piernas son las primeras señales de cambios en las venas. Las llamadas “venas de alarma”, un círculo de venas distendidas en el tobillo, son un signo precoz importante.

 

A esto le sigue posteriormente la hinchazón debido a la acumulación de agua, las llamadas "piernas hinchadas". Consulte a un cirujano vascular  para que pueda elegir el tratamiento que sea más adecuado para usted. A propósito: la exploración es completamente indolora y no presenta riesgos en absoluto.

 
TRATAMIENTO CONSERVADOR

La dieta y el ejercicio físico ayudan a manejar los síntomas y evitar la progresión de la condición. Las prendas de compresión, sobre todo las de tejido plano, ayudan a mejorar el retorno venoso y linfático, disminuyendo el malestar en las piernas. La terapia descongestiva compleja y el drenaje linfático manual se recomienda si el lipedema está asociado a edema o para disminución del dolor. No está indicado para la reducción del volumen de los miembros en el lipedema. Los equipos de compresión neumática (presoterapia) son una buena alternativa para el tratamiento en casa, siempre que no haya contraindicaciones. La terapia psicológica es importante para el manejo de la ansiedad, depresión u otras condiciones derivadas del malestar y la alteración de la imagen corporal

 
TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

Es el tratamiento más indicado, siempre asociado a una fisioterapia post-operatoria especifica y uso de prendas de compresión. La liposucción es la técnica menos invasiva para eliminar la grasa anormal en el lipedema. No se puede realizar cualquier liposucción, debe ser una técnica específica. Este tratamiento no solo reduce el volumen de las extremidades, sino que también retrasa su progresión.

 

Las necesidades de compresión varían según la presentación, el dolor y la capacidad física para ponerse o quitarse las prendas. Brindan comodidad y reducen el dolor al sostener los tejidos . Controlan el edema en los casos que el lipedema se acompaña de edema/linfedema. La selección de la prenda es importante para garantizar buenos resultados, asesórate con profesionales entrenados en compresión.

Te dejamos algunos tips:

  • La selección de clases de compresión, tejido y tipo de prenda debe ser individualizado

  • La contención en los tejidos elásticos va desde ligeros a fuertes

  • El tejido circular es más ligero a diferencia del tejido plano que da mayor contención

  • Recuerda que una clase de compresión más alta no equivale a mejores resultados

  • Debes usar una prenda que sea cómoda para ti y que se adapte a tus necesidades

 

Los equipos de compresión neumática estimulan el flujo venoso y linfático. Fáciles de usar y son una opción para el manejo domiciliario cuando no existen contraindicaciones. Reducen el dolor y pueden proporcionar un mejor control de la inflamación. El uso de estos equipos y la movilización temprana pueden reducir el riesgo de tromboembolismo venoso profundo después de la cirugía de reducción de lipedema

 

Los programas de ejercicio para personas con lipedema deben prescribirse individualmente, comenzar lentamente y progresar según la tolerancia. Deben incluir entrenamiento de la flexibilidad, la postura, la fuerza y  la resistencia muscular.  La natación, actividades acuáticas, máquinas elípticas, yoga, bicicletas estacionarias, y caminar entre otras, son buenas opciones de ejercicios sin supervisión.  Los niveles de impacto pueden variar, pero deben seguir siendo tolerables y sostenibles para la adherencia a largo plazo. Idealmente, el ejercicio debería ser supervisado a largo plazo con evaluaciones periódicas con un profesional con conocimiento en lipedema y prescripción de ejercicio.

 
  • El lipedema es casi exclusivo de mujeres, el linfedema afecta ambos

  • El lipedema es localizado en ambas extremidades, generalmente piernas muslos y caderas. No afecta manos, pies o tronco. El linfedema dependiendo de su causa puede ser en una o ambas extremidades, en tronco, rostro, manos y pies.

  • En el lipedema es usual la aparición de moretones sin causa, lo que no es característico del linfedema

  • En el lipedema las infecciones como celulitis o flebitis no son frecuentes, en el linfedema si

 
  • El lipedema es casi exclusivo de mujeres, la obesidad afecta a ambos

  • El lipedema es localizado en ambas extremidades, generalmente piernas muslos y caderas. La obesidad es generalizada

  • En el lipedema es usual la aparición de moretones sin causa

  • En el lipedema existe dolor en las piernas generalizado y sin causa aparente

 
  • Buso, G., Depairon, M., Tomson, D., Raffoul, W., Vettor, R., & Mazzolai, L. (2019). Lipedema: a call to action!. Obesity, 27(10), 1567-1576.

  • Herbst, K. L., Kahn, L. A., Iker, E., Ehrlich, C., Wright, T., McHutchison, L., ... & Larson, E. (2021). Standard of care for lipedema in the United States. Phlebology, 36(10), 779-796.

  • Novoa, M. (2022). Documento de Consenso sobre Lipedema: no debe caer en el olvido. Cirugía Plástica Ibero-Latinoamericana, 48(1), 1-4.

  • Okhovat, J. P., & Alavi, A. (2015). Lipedema: a review of the literature. The international journal of lower extremity wounds, 14(3), 262-267.

  • Pereira, N. (2021). Lipedema: más que un problema de “piernas gordas”. Actualización en la fisiopatología, diagnóstico y tratamiento quirúrgico. Revista de cirugía, 73(3), 370-377.

  • Reich‐Schupke, S., Schmeller, W., Brauer, W. J., Cornely, M. E., Faerber, G., Ludwig, M., ... & Ure, C. (2017). S1 guidelines: lipedema. JDDG: Journal der Deutschen Dermatologischen Gesellschaft, 15(7), 758-767.